Que ver en Irlanda

El complejo Monástico de Glendalough. Foto de Catriona Cornett.
El complejo Monástico de Glendalough. Foto de Catriona Cornett.

Irlanda posee un patrimonio muy desconocido pero sin embargo de gran valor cultural y turístico. Los monumentos que podemos disfrutar en Irlanda van desde el misterio de los restos prehistóricos hasta la monumentalidad del casco viejo de la ciudad de Dublín, pasando por los castillos y monasterios medievales, los palacios del XVII y del XVIII o las manifestaciones artísticas más contemporáneas. El patrimonio irlandés incluye museos y universidades, música y literatura, cine y artes decorativos, arquitectura y gastronomía. Por no hablar de su cerveza, más variada que la omnipresente y sabrosa Guinness, o de su whiskey.

Prehistoria.

Los trazos humanos dejados durante el Paleolítico y el Neolítico son numerosos. Son famosos los petroglifos, dibujos  o escenas grabadas en la piedra. También encontramos dólmenes y menhires, rasgos típicos de la prehistoria europea. No puede faltar la visita a los sitios arqueológicos del valle de Boyne. Sus tumbas, túmulos y monumentos megalíticos le valieron integrar el Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Castillos y monasterios.

No tan conocidos como los de escocia, los monumentos medievales son numerosos en Irlanda. Entre los castillos destacan el conjunto de Cashel, con la Roca de Cashel y su monasterio, uno de los lugares más visitados de Irlanda. Otros lugares de interés son los monasterios de Skellig Michael en el archipiélago de Skellings (Patrimonio de la UNESCO);

Entre los castillos y fortalezas no pueden faltar los fuertes de piedra occidentales: Dun Aengus, Cahercommaun, Caherconree, Benagh, Staiguey. Y por supuesto los sitios de Cashel, Dún Ailinne, la colina de de Uisneach, y el complejo de Rathcroghan y el de la colina de  Tara.

Mención aparte merece el conjunto de Glendalough , con monasterios construidos entre el siglo VIII y el XII situados en un entorno lacustre poco conocido en el mundo hispánico pero que debe ser visita obligada en Irlanda.  Glendalough está situado junto a las montañas Wicklow, al sur de Dublín. Otro de los monasterios importantes es el de Clonmacnoise.

Lugares Curiosos de Irlanda

Irlanda esconde secretos inimaginables, joyas que a menudo no aparecen en las guías como la Doll’s House del condado de Wexford.

Palacios y ciudades.

Dublín se lleva la palma, pero las ciudades y pueblos irlandeses ocultan cada vez menos sus tesoros. Así si la visita de la zona antigua de Dublín está garantizada, hay que conocer Cork, Limerik, Galway, Drogheda, el Condado de Kerry o Derry.

Algunos lugares están asociados a una artesanía típica, así es por ejemplo en el condado de Waterford donde se producen bellas cristalerias.

En las ciudades, sobre todo en Dublín podremos disfrutar de los mejores museos, donde se guarda buena parte del patrimonio pictórico y monumental de Irlanda. Algunos ejemplo son La Galería Nacional de Irlanda, el museo de pintura más importante del país. También destacan el Museo Nacional de Arqueología, el Museo de Artes Decorativas e Historia y el curioso Museo Nacional del Leprechaun, donde se muestra la mitología irlandesa, muy reconfigurada desde el XIX, pero muy pintoresca.

Ciudades y cultura.

Calle típica del antiguo Dublín.
Calle típica del antiguo Dublín.

Dublín también ofrece varias rutas guiadas donde se visitan los lugares en donde vivieron o que aparecen en las novelas y películas de los mejores escritores y cineastas irlandeses, como James Joyce, Bernard Shaw, Oscar Wilde, W. B. Yeats, Samuel Beckett o Seamus Heaney. Muchos de ellos fueron tan británicos como irlandeses pero a pesar de vivir en Londres o exiliarse en París, mantuvieron el recuerdo de su tierra natal. Entre los cineastas destacan  Neil Jordan o Jim Sheridan.

Un lugar clave de todas las ciudades es el pub. Los pubs, centro neurálgico del ambiente y la convivialidad de todas las islas británicas. Con motivo de los numerosos eventos deportivos o musicales el pub, los pubs, cobran una vitalidad inaudita para un país donde el cielo, cambiante suele teñirse de negro. Los pubs son lugares donde nacen y crecen los excelentes grupos musicales que después salen al mundo. Los pubs son muchas veces centros de exposiciones de arte o fotografía y sobre todo lugar de reunión y de charla para los irlandeses y viajeros.

La música irlandesa.

De U2 se ha dicho que junto a Guinness fue el principal producto de importación durante años. La industria cultural no nació en Irlanda, pero de ahí son buena parte de los grupos más conocidos y populares de los últimos 50 años. Además de los archifamosos U2, que por cierto ya no viven en Irlanda, suponemos que conocen a Shane MacGowan; Sinéad O’Connor; Thin Lizzy y su líder el angloirlandés Phil Lynott; Rory Gallagher; The Corrs; The Cranberries; Bob Geldof; Gary Moore; Roisin Murphy de Moloko o Chris de Burgh en el pop rock. La música “tradicional” y new age ha tenido excelentes representantes como Enya, The Dubliners y The Chieftains, además de autores e interpretes de música clásica y jazz.

Muy vinculados a la música estos bares son también salas de concierto que todos los días amenizan el baile de las pintas con ritmos locales o foráneos. En los últimos años ha habido mucha inmigración hacia Irlanda. Gentes del este de Europa, del Mediterráneo, África o Asía han llegado a la isla y han producido un curioso mestizaje que la crisis  ha ralentizado un poco, pero que no se podrá evitar. La nueva Irlanda será, es, más diversa y más interesante.

Coloridos Pubs irlandeses.
Coloridos Pubs irlandeses.

Cerveza y Whiskey.

Para animar los conciertos y los pubs los irlandeses prefieren la cerveza, bastante tibia para nuestro gusto, pero muy sabrosa. Guinness es un institución en Irlanda y el mundo. Su fábrica es uno de los lugares más visitados del país. Ideal para irse acostumbrando al ambiente de los pubs.

El whiskey irlandés, de triple destilación tiene fama de suave y sabroso. Por supuesto para los irlandeses es el mejor del mundo, muy por encima de los escoceses, bourbon, etc… Pruébenlo en alguna de las destilerías que pueden visitarse por todo el país.

Un país para disfrutar.

Tal vez en esta mezcla, en esta fermentación de gentes diversas resida la solución a los enfrentamientos seculares que han agitado Irlanda y provocado tantos problemas. Por suerte, e incluso con la crisis económica, la nueva Irlanda parece más abierta, más diversa, menos tradicional. Ese halo de modernidad hace que su pasado, su tradición sea precisamente más atractiva y menos monolítica.

Disfruten de la variedad de Irlanda y de su rico patrimonio. Y por supuesto no olviden que la otra cara de la moneda es su naturaleza y sus paisajes. Para conocerlos visiten la sección de Naturaleza en Irlanda.

Disfruta de tours guiados por la geografía de Irlanda: