Montañas Wicklow

Río Glendasan en las montañas Wicklow
Río Glendasan en las montañas Wicklow

La zona de montaña que envuelve el monasterio de Glendalough al noroeste recoge la reserva de montañas Wicklow, un área protegido de mas de 20.000 hectáreas, un auténtico pulmón verde dentro de una isla ya de por si conocida por su fantástica naturaleza.

El nombre irlandés de las montañas es Sléibhte Chill Mhantáin, cuya cordillera recorre de norte a sur dos condados, Wicklow y Wexford. Pese a lo que pueda parecer a priori cuando vislumbramos una sucesión interminable de picos recortados, no se trata de una formación de gran altitud y el pico más alto de la cordillera, Lugnaquilla, apenas alcanza 925 metros sobre el nivel del mar.

Se le conoce como el “Jardín de Irlanda” por su fácil acceso para caminar y por la mezcla salvaje y espectacular de su paisaje, que va del verde profundo a la vegetación baja, con aspecto casi árido pese a la humedad que reina con la neblina.

La magia de los pueblos abandonados con sus casas de piedra, la hierba rala cubriendo las colinas de turba que asemejan toboganes, las cascadas de Powerscourt y Glenmacnass (la primera la más alta de Irlanda)…todo esto y excursiones a pié, en bicicleta o caballo que completan las actividades de las montañas Wicklow.

De los arroyos que cruzan entre capas de turba se recoge el agua para la elaboración de la cerveza Guinness en la famosa fábrica de Dublín, donde además podemos conocer todo el proceso productivo que acaba convirtiendo el lúpulo en una de las bebidas preferidas de los irlandeses. El río Slaney es el más importante, recorre unos 72 km por el parque y su caudal y fuerza contribuye a generar la energía de la estación hidroeléctrica de Turlough Hill. Además, uno de los puntos de mayor atractivo de la reserva es la catarata Powerscourt, la más alta de todo el país.

Wicklow también forma parte del séptimo arte gracias a las continuas escenas rodadas en sus parajes, que van desde los films románticos de Hollywood como Postdata de quiero, superproducciones como Braveheart que acogió las batallas grabadas en Sally’s Gap, u otras películas como el Conde de Montecristo.

Mapa de las montañas Wicklow
Mapa de las montañas Wicklow

Rutas – Wicklow Way

Si somos amantes del senderismo Wicklow no nos va a dejar indiferentes. Al igual que el clima irlandés, capaz de vivir las cuatro estaciones del año en el mismo día, el paisaje de las montañas varía de forma constante, ora entre bosques, ora entre un “desierto” de hierba baja y ocre que parece quemado por el frío y la infertilidad de la tierra que lo acoge.

Los senderos discurren como venas o riachuelos, imaginativos e impredecibles, siendo el “camino de Wicklow” o Wicklow Way el más conocido y el primero en reconocerse formalmente como pista de trekking en 1980. Desde entonces ha llovido y el camino de Wicklow forma parte de una red de senderos señalizados, y en por ende de la extensión más occidental de Europa de la ruta E8.

El inicio del Camino de Wicklow parte de las afueras del sur de Dublín, en Rathfarnham, y termina 127 km después en el pueblo de Clonegal, ubicado en el condado de Carlow. El trayecto lo podemos dividir en varias etapas en función del nivel del caminante y de lo fascinados que nos quedemos por los puntos de atractivo natural: lagos, bosques, cabañas de pastores, lugares históricos o el monasterio de Glendalough.

Otra ruta muy interesante es la Molitary Road, un recorrido en su origen trazado por el ejército inglés para acosar a los nacionalistas irlandeses ocultos en las montañas Wicklow.

Un consejo es, además de respetar el medio ambiente, pedir permiso si invadimos terrenos privados. Los dueños no suelen poner objecciones siempre y cuando se utilice la educación para pasar por sus propiedades.

Rutas en bicicleta

Wicklow se presta a discurrir por caminos inventados en nuestra mountain bike, especialmente por el bosque de Ballinastoe o por los caminos que llevan a Glendalough, proporcionándonos unas vistas de los lagos y del antiguo circo glaciar que sirven para presumir.

En estas montañas hoy punto de ocio y escapadas desde Dublín se escondieron en su día los rebeldes irlandeses que lucharon para conseguir la independencia de su país.

Las montañas Wicklow ofrecen muchas posibilidades, tanto para los turistas que llegan atraídos por su paisaje que conocen en las rutas turísticas en autobuses que también visitan Glendalough o Kilkenny, o como meta de los dublineses que tienen en la reserva escenarios para la práctica de senderismo, escalada, piragüismo, bicicleta de montaña, pesca o incluso paseos a caballo y equitación.

No hay restricciones para recorrer las montañas, si bien es cierto que el respeto al medio ambiente, la flora y la fauna del parque son una prioridad para las autoridades que cuidan el entorno, por lo que está prohibido llevarse flores o plantas.

Como llegar a las montañas Wicklow

Desde Dublín las montañas no se hallan lejos, si bien lo sinuoso de algunos tramos de la carretera nos puede parecer lo contrario.  La ventaja de acudir en coche de alquiler es que podremos movernos con mayor flexibilidad. Desde Dublín o St Kevin hay autobuses y excursiones organizadas que recorren las montañas hasta alcanzar el monasterio de Glendalough.