Calzada de los Gigantes | Giant’s Causeway

La calzada de los gigantes (Clochan Ain Afir en céltico y Gigant’s Causeway en inglés) es una formación geológica en la costa norte de Irlanda (condado de Antrim) sin comparación en toda Irlanda. Y lo es a tal punto que la leyenda explica que el sendero pétreo es una carretera construida por el gigante Finn Mac-Cool para pasar de Irlanda a Escocia sin poner pié en el agua. La pasarela de piedras lo forman enormes columnas de basalto que con su simetría invitan a pensar que no pueden ser un capricho de la naturaleza.

Bloques de piedra de la calzada de los gigantes
Bloques de piedra de la calzada de los gigantes

Mitos y leyendas de la calzada

La historia completa del relato mitológico cuenta el enfrentamiento entre dos gigantes, uno de Irlanda (Finn McCool) y el otro llamado Bennandoner de Staffa, una isla escocesa. Su lucha de lanzamiento de rocas fue formando una pasarela que unió ambas costas. De esta manera el gigante escocés cruzó el mar buscando a Finn. Este a su vez, viendo que su oponente era mucho más grande, y siguiendo el consejo de su mujer Oonagh se disfrazó de bebé. Bennandoner, asombrado del tamaño del bebé no quiso ni pensar como sería su padre, por lo que huyó apresuradamente por la calzada, pisando tan fuerte que hundió la mayor parte de las columnas.

Vídeo con la historia del Gigante Finn McCool y la formación de Giants Causeway

Los 40.000 bloques de forma pentagonal o hexagonal se produjeron gracias a la intensidad de la actividad volcánica que modeló hace sesenta millones de años el norte de Europa desde Groenlandia hasta las islas de Islandia, Irlanda y Reino Unido. El proceso del enfriamiento rápido de la lava que asciende por las columnas volcánicas solidificó la roca. La erosión del viento y el mar se encarga después de deshacer los materiales más frágiles, quedando sólo el duro basalto en forma geométrica.

Las formaciones se reparten por toda la costa, con nombres muy sugerentes que definen las curiosas formas de las columnas, como el anfiteatro, el arpa, la silla de Hamilton, o la Herradura del caballo. Hay columnas que asemejan penínsulas y otras que parecen pilares de edificios que sostienen la tierra.

La declaración 1986 de Patrimonio Unesco de la Humanidad no ha hecho más que poner en relieve la belleza de la Calzada de los Gigantes, atrayendo cada año a numerosos turistas que no conocen  Irlanda de Norte, pero que vuelven sorprendidos de la belleza que ofrecen sus paisajes.

Visita a la Calzada de los Gigantes

Tras comprar la entrada se nos introduce con un vídeo a la historia geológica de la calzada y todo su entorno, además de conocer los itinerarios que podemos hacer a pié o en autobús. También podemos sumarnos a la visita guiada en inglés o adquirir una moderna audioguía que además de los cortes explicativos en español, tiene una pantalla con imágenes que nos ayuda a identificar cada parte de la visita como la Bota del Gigante, el Camello, el Órgano o la Abuela del Gigante.

El espacio de la Calzada de los Gigantes se reparte en cuatro tramos: (antes eran tres Little Causeway, Middle Causeway y Grand Causeway) que se reconocen por su color: verde (fácil), azul (moderada), rojo (panorámica y con escaleras. más exigente), y amarillo (para una excursión avanzada).

Conviene tener en cuenta que cuanto más alejados estemos del aparcamiento más fácil será disfrutar de la soledad, si bien no hay que tentar la suerte accediendo a partes cuyo acceso esté restringido ya que las rocas resbalan o se pueden desprender.

Rutas

Para empezar la visita podemos optar por la ruta verde que básicamente ofrece una vista panorámica desde lo alto de los acantilados. La segunda ruta a pie sale desde el Visitor Centre directamente hacia las formaciones, bajando la cuesta. Es el recorrido azul apto para todos los públicos. Sigue la carretera que también utilizada el autobús lanzadera para llegar en unos quince minutos hasta las columnas de la calzada de los Gigantes.

Para los que quieren una perspectiva aérea de la Calzada y una ruta más completa existe la ruta roja, un sendero que continúa después de la Calzada (donde termina el azul) por la bahía de Porto Noffer donde ya se distingue el famoso “órgano”.  Se puede continuar si tenemos tiempo hacia el  promontorio denominado Keystone, que es la punta del Grand Causeway y donde el camino a nivel del mar concluye. Volviendo atrás se asciende por las escaleras de Sheperd’s Path llegando a lo alto de los acantilados desde donde tenemos una de las mejores vistas de la Calzada de los Gigantes. En este punto hay dos caminos, por un lado el inicio de la ruta amarilla, la más difícil y que requiere disponer de más tiempo; o bien el camino de regreso hacia el Centro de Visitantes, disfrutando de las vistas de los acantilados y la costa.

Durante el recorrido los amantes de las aves pueden admirar al igual que en los acantilados de Moher, numerosas especies como frailecillos, cormoranes o gaviotas. Para los más caminantes hay un recorrido de unos 10 km que lleva hacia el este hacia un islote unido a la tierra por un espectacular puente colgante de 18 metros sobre el vacío. Se trata del Carrick-a-Rede.

Las indicaciones señalan los puntos donde podemos escuchar explicaciones desarrolladas de la audioguía, sin olvidar la posibilidad de llevar a cabo una de las visitas guiadas del personal del centro.

Visitor Center

Además de cuidar el entorno, y hacer más amena la visita con las explicaciones de los mitos sobre la formación de las columnas de la Calzada, el Centro de Visitantes es un espacio interactivo que nos acerca a la verdadera razón de la aparición de Giants Causaway. Al finalizar el recorrido, a antes de comenzarlo podemos disfrutar de las explicaciones y vídeos donde la ciencia es el instrumento que atrae la atención de los niños.

Consejos

Al estar muy concurrido conviene ir pronto a la Calzada de los Gigantes para que en las fotos no salgan decenas de turistas escalando las rocas, evitando las aglomeraciones y la perdida consecuente del encanto.

El Centro de visitantes tiene cafetería, baños, tienda, con souvernirs y hasta un hotel donde podemos dormir.

Como llegar a la Calzada de los Gigantes

Al este del pueblo de Bushmills, siguiendo la carretera de la costa llegamos al Centro del visitante, abierto todos los días excepto Navidad desde las diez de la mañana hasta la puesta del sol.

Estos son algunos tours para ir a la calzada de los Gigantes y recorrer escenarios de la serie Juego de Tronos en Irlanda. La mayoría parten de Belfast o de Dublín.

En giants Causaway cuidan todos los detalles y por ello parte del recorrido es accesible para personas con movilidad reducida, además de ofrecer una guía para invidentes. Por otro lado hay un autobús que hace la labor de lanzadera entre el centro de visitantes y las columnas de la calzada.

Mapa del recorridode la calzada de los Gigantes confeccionado por WWW.VIAJOLOGY.COM


Ver Giant’s Causeway por Viajology.com en un mapa más grande

Vídeo con fotos de la Calzada de los Gigantes