Sligo

La pequeña pero amable ciudad de Sligo, que pone nombre también al condado es un destino que sin contar con grandes monumentos es al mismo tiempo ambicionado por muchos viajeros que llegan a Irlanda buscando la esencia más auténtica.

La "mesa" de Benbulben en el condado de Sligo
La “mesa” de Benbulben en el condado de Sligo

Situado en la provincia de Connacht es la segunda población por detrás de Galway, y una de las razones por las que es célebre es por las descripciones de su hijo adoptivo y premio nobel de literatura, el poeta W.B. Yeats, cuyos restos reposan en el cementerio de Drumcliffe desde su muerte en 1939.

La bahía cerrada por Coney Island y los arenales protege Sligo de la furia del Mar Atlántico, conectando el lago Lough Gill a través del río Garvoge atravesando el corazón de Sligo.

Tradiciones, leyendas y la música  de Coleman, Westlife and Dervish se funden en Sligo para darnos una visión tradicional de Irlanda.

Visita a Sligo – Que ver

O’Connel Street y Grattan Street son las calle donde se sitúan los bares, restaurantes, tiendas y demás ambiente de Sligo. Desde allí el paseo por el río invita a caminar disfrutando de las vistas.

En la ciudad tampoco debemos perdernos algunos puntos como el  Yeats Memorial Building, escuela de verano que honra al poeta. De su hermano Jack Yeats, magnífico paisajista nos quedan sus cuadros que muestran la belleza de Irlanda que aún se ve con los ojos.

El edificio de Correos (Post Office) de 1901 y el monumento a Yeats en la calle Stephen Street son otros dos puntos de la ruta por Sligo. En la misma calle está el County Museum y la Art Gallery dentro de lo que era una iglesia protestante del siglo XIX., y donde conoceremos todo sobre la vida y obra de los hermanos Yeats. El contrapunto cultural lo pone el centro de arte The Model, con exposiciones de arte moderno.

Hacia el sur, volviendo a cruzar el río llegamos a la abadía de Sligo, dos veces destruida desde su fundación en el siglo XIII, y que hoy permanece en ruinas con su estructura imponente, y cuya leyenda cuenta que la campana de plata fue lanzada al fondo del Lough Hill.

El Lago Lough Hill fue tan alabado por Yeats en su poesía que muchos amantes de la literatura lo frecuentan sólo por ese motivo, mientras otros acuden a pescar salmones y truchas. En la parte nordeste del lago se enclava el Parke’s Castle, una casa torre herencia del periodo colonial británico donde se llevan a cabo exposiciones.

Que hacer en Sligo

A las afueras de Sligo está el parque Dooney Rock, donde es habitual ver a la gente local de picnic cuando el tiempo lo respeta.

Además de practicar surf si nos gusta, es una buena opción relajarse con las terapias de bienestar del Voya Seaweed Baths, un tratamiento terapéutico de algas que nos dejará como nuevos en Strandhill, cerca del pequeño aeropuerto de Sligo.

Al norte de Sligo, no lejos de la frontera con Irlanda del Norte están los campos de Golf  del Bundoran Golf Club, donde apasionados del golf de todo el mundo vienen para sentir el deporte por excelencia en los hoyos irlandeses.

En octubre se celebra el festival de música barroca de Sligo.

Alrededores de Sligo – Excursiones recomendadas

La montaña de Benbulben (derivado del vocablo irlandés Binn Ghulbain) es una de las montañas más peculiares de Irlanda, siendo parte de las Dartry Mountains, un espacio que se suele denominar el País de Yeats (“Yeats Country”) por el libro que le dedicó: Bajo el Ben Bulben. La mejor forma de conocer Benbulben es con la ruta Looped Walk que rodea la montaña, suave y apta para niños

Saliendo desde Sligo hacia al norte podemos parar en Drumcliff, pequeña población donde hay una torre circular y una gran cruz, y en cuyo cementerio reposan los restos de Willaim Butler Yeats.

Hacia la costa se divisa la isla de Inishmurray, donde los monjes que intentaron cristianizar Irlanda fundaron un monasterio en el siglo VI.

Continuando al norte de Sligo encontramos la península de Mullaghmore, territorio de amantes del surf que vienen atraídos por la “mutant Irish left” (ola izquierda mutante irlandesa). Pero no es todo, muy cerca de Mullaghmore está el castillo de Classiebawn, que con su siluete frente al mar es una de las fotos imprescindibles del itinerario por el condado de Sligo.

Castillo de Classiebawn en Mullaghmore
Castillo de Classiebawn en Mullaghmore

Con el buen tiempo las playas de Easkey, Rosses Point y Strandhill son testigo del tránsito de valientes que se bañan en las aguas atlánticas. En Strandhill podremos ver tumbas megalíticas y desde allí podemos subir a la colina de Knocknarea Cairn, un túmulo prehistórico inmenso, que está fechado en el 2.500 a.C. contemporáneo a Newgrange, aunque la leyenda cuenta que es la tumba de la reina  de Connacht Maeve (siglo I).

Al sur de Lough Hill está Dromahair con el intersante Old Hall del siglo XVII, y muy cerca la abadía de Creevelea Abbey (siglo XVI) con su cementerio.

Oficina de Turismo de Sligo

Se encuentra frente a Correos, en la calle O’Connell St, Abbeyquarter North, y allí podremos obtener mapas, e información de rutas por todo el condado de Sligo.

Mapa del centro de Sligo
Mapa del centro de Sligo

Mapa de Sligo