Kilkenny

El centro de Kilkenny
El centro de Kilkenny

Kilkenny – o en gaélico Cill Chainnigh, la ciudad de San Canice – rezuma encanto por los cuatro costados. La conocida como capital cultural de Irlanda por el atractivo patrimonio histórico de la ciudad, ofrece un abanico de itinerarios que ayudan a conocer los monumentos y los encantos no tan visibles de su centro urbano medieval.

En la provincia de Leinster, Kilkenny está besada por las aguas del río Nore y protegida por extensos bosques. A cada paso que damos se levanta una capa de polvo de historia, que como una nube nos envuelve en el pasado de Kilkenny cuando exploramos sus callejuelas, cuando deambulamos por las estancias majestuosas del castillo, o cuando admiramos la Rothe House, el único ejemplo en Irlanda de casa original de un comerciante del siglo XVII.

Los orígenes de Kilkenny se hunden en el reino gaélico de Ossory en el siglo II, pero no fue hasta la época normanda, cuando al recibir la capitalidad del reino normando no adquiere un rango más destacado. En 1172 se levanta la fortaleza de Strongbow y a finales del mismo siglo se convierte en sede episcopal. La ciudad vivió un proceso de asimilación entre las comunidades irlandesas e inglesas, interrumpido por los estatutos de Kilkenny que volvieron a estamentalizar los grupos, promoviendo el inglés sobre el irlandés. En 1650Kilkenny fue rendida al ejercito de Cromwell, al que se había opuesto.

Paseando por Killkeny | Que ver

El centro de Kilkenny se podría dibujar como un triángulo isósceles cuyos extremos del lado más largo lo ocupan al norte la Catedral de Canice y al sur el castillo, separados por un centro de calles medievales donde destacan las dos arterías principales: High Street y Parliament Street.

El castillo de Kilkenny

Podemos empezar el itinerario con la visita al castillo, donde nos sumergimos de pleno en el esplendor de una época palaciega. Data del siglo XII (1192) pero la remodelación de 1830 es la que ofrece esa figura solemne y elegante, que combina diferentes estilos arquitectónicos. Desde su edificación hasta 1935 fue propiedad de los Butler, duques de Ormonde. En 1659 fue destruido y por eso uno de los cuatro lados no existe actualmente. La reconstrucción de 1826/1835 le proporcionó el estilo victoriano, si bien la entrada principal aún es del XVII. La entrada y la ruta guiada son de pago.

Los extensos parques que lo protegen le proporcionan un aspecto de isla entre un mar verde. En el interior podemos ver las estancias y exposiciones de arte. Y frente a la entrada del castillo, en el lugar que ocupaban las caballerizas se creó el Kilkenny Design Centre, donde se exponen y se venden manufacturas artesanales típicas de la zona como telas, orfebrería y cerámicas.

El centro

Después de la visita al castillo nos dirigimos hacia el corazón de Kllkenny, buscando los edificios que engalanan las dos calles principales, High Street y Parliament Street. En la primera está el ayuntamiento The Tholsel (1761), con su torre del reloj y el corredor porticado con arcos, imagen característica de Kilkenny. Además de como galería de arte las compañías de teatro llevan a cabo representaciones teatrales aquí. Justo detrás del Tholsel está la iglesia de Saint Mary,  del siglo XII y tumbas del XVII, pero cuyas transformaciones la han cambiado mucho. A la derecha del ayuntamiento sale una calle estrecha, Butter Slip que comunica con St Kieran Street, peatonal y con numerosos pubs donde podemos probar alguna de las numerosas cervezas irlandesas.

En Parliament Street está la Rothe House, tres casas de estilo isabelino con un patio. En la acera de enfrente The Court House, del siglo XIII pero reformado posteriormente, y convertido en prisión en el XVI. En el XIX se le añadió una fachada neoclásica. También en la misma calle la fabrica de cervezas Smithwick‘s del siglo XVIII alberga en su interior los restos de una iglesia que formaba parte de un monasterio franciscano.

La Catedral de San Canice

Cruzando el río (y dejando atrás la Brlack Abbey) por cualquiera de los puentes llegamos al último punto importante de Kilkenny, la catedral de San Canice. Construida entre 102 y 1285, St Canice ha preservado pese a las restauraciones, su estilo y formas originales. Pese a que sus dimensiones son modestas, la catedral de Kilkenny es una de las más admiradas de la isla, posiblemente por estar aislada, tranquila, y rodeada de estelas de tumbas del tiempo de los Tudor, lo que forma un conjunto de postal. Al lado de la catedral, en el lateral derecho está la Round Tower del siglo XI. El interior consta de tres naves separadas por arcos ojivales que se asientan en gruesas columnas, y el techo se sustenta en las bóvedas nervadas.

Shee Alms House

Se trata de un edificio peculiar de Kilkenny promovido por la dinastía Tudor, conocido como un Alm House, o lo que es lo mismo una “casa de la caridad” u “hospital de pobres” de la Edad Media. Este tipo de construcciones era muy habitual, y por desgracia hoy en día no hay muchos conservados. La Shee Alm House construida en 1582 por Sir Richard Shee fue re-abierta en 1981 como oficina de turismo de la ciudad.

Mapa del centro de Kilkenny

Mapa de los atractivos turísticos de Kilkenny
Mapa de los atractivos turísticos de Kilkenny

Oficina de Información turística de Kilkenny

Como decíamos, la oficina de turismo está ubicada en la Shee Alms House, en la calle Rose Inn Street ( 056 – 775 15 00). La oficina permanece abierta de lunes a sábados. Desde abril a octubre en horario de 10:00 a 18:00, y de noviembre a marzo de 9:00 a 13:00 y de 14:00 a 17:00.

Alrededores de Kilkenny

Además de ver Glendalough o las montañas Wicklow de camino desde Dublín a Kilkenny, en las cercanías de la ciudad tenemos a disposición varias excursiones de interés como el priorato de Kells, las cuevas de Dunmore o el parque geológico de Castlecomer Demesne.

El priorato agustino de Kells, fundado en 1193 se halla a unos 15km al sur de Kilkenny siguiendo la carretera R697, situado en la rivera del King’s River. El monasterio estaba protegido por una muralla con forma poligonal y varias torres que protegían la iglesia, el claustro y otros edificios anexos.

Seguimos la ruta por el sur hacia Thomastown, donde a sus afueras encontramos las ruinas de la Jerpoint Abbey, una abadía fundada por monjes cistercienses.

También al sur,a 15 minutos en coche de Thomastown, se localiza la bella villa de Inistioge, que cuenta con el M’s Cottage Museum, un centro que se ocupa de la conservación de la historia y las tradiciones rurales irlandesas.

Al norte de Kilkenny están las cuevas de Dunmore, a las que llegamos por las carreteras N77 y N78. Una serie de galerías intercomunicadas nos permiten descubrir una de las cuevas más importantes de Irlanda, con formaciones geológicas de interés. En la literatura antigua irlandesa, Dunmore Caves aparecen con descripciones tétricas y tenebrosas, siempre relacionadas con la masacre que llevaron a cabo los incursores vikingos en el siglo X.

Siguiendo por el norte podemos explayarnos en el parque de Castlecomer, una gran zona verde dedicada al ocio, y que cuenta con campo de golf, zona de pesca o restaurantes donde pasar un gran día. Las peculiaridades geológicas del terreno han permitido la conservación de huellas de anfibios prehistóricos. En el parque temático podemos conocer como se extrajeron los fósiles, y adentrarnos en el museo de la minería.

Otra de las propuestas es conocer los molinos de Kells. De los 16 que hubo en funcionamiento sólo uno de ellos se puede visitar una vez restaurado, mostrando información de su función.