Belfast

City Hall de Belfast con la noria
City Hall de Belfast

Si en algo ha ganado Belfast es en lavar la imagen de décadas atrás cuando sólo aparecía en las noticias por hechos desagradables vinculados al conflicto con el IRA. Hoy en día Belfast es una ciudad moderna, viva, con muchos atractivos, y que cada vez recibe más turismo, de la mano del desarrollo urbano y de los puntos de interés que hay en toda la región de Irlanda del norte, como la Calzada de los Gigantes, o el puente de Carrick-a-Rede en la costa norte.

La capital de Irlanda del Norte y del condado de Antrim ha sido históricamente escenario de importantes acontecimientos como la botadura de grandes transatlánticos como el Titanic. Y es que la actividad industrial de Belfast se ha basado en dos grandes ejes, el textil y el naval, apoyada por el favoritismo de Londres, que buscaba el empuje de la comunidad protestante frente a la católica Dublín.

A tiro de piedra gracias a las conexiones de vuelos lowcost de AerLingus y EasyJet, Belfast e Irlanda en general se han convertido en un destino muy apetecible para los hispanohablantes, siempre ávidos de conocer una tierra que por su amor a su tierra, la cerveza, el futbol, la música y las charlas animadas, se nos antoja cálido pese a la climatología.

Rutas por Belfast

Después de una visita a la oficina de turismo en la Donegall Place 47, cerca del ayuntamiento, ya podemos iniciar los itinerarios para conocer Belfast. Una iniciativa inteligente es la de poner en los carteles de indicaciones, el tiempo a pié que nos llevará llegar a cada destino.

Si hablamos de rutas -y si bien es cierto que las dimensiones de la ciudad permiten ir andando a cualquier lado- son muy demandadas las que realizan los Black Taxi Tours, los taxis negros que salen cada dos horas de Donegal Square. La más buscada es la “ruta política” que nos conduce a los barrios de las dos comunidades enfrentadas: Falls Roads la católica y Shankill la protestante y lealista.

Murales por la Paz en Belfast
Murales por la Paz en Belfast

Una ruta muy gráfica, pictórica, artística y apta para sacar muchas fotos es la de los murales de Belfast delos barrios católico y protestante. Sería imposible marcar un recorrido porque parecen setas que al dar dos pasos aparecen sobre las paredes de los edificios. La temática es bien amplia, aunque abundan los de índole político y tradición irlandesa. Uno muy emotivo es el peace line, un tramo de muro tapizado con dibujos y murales que actuaban de bisagra en barrios que quedaban en medio de las dos zonas enfrentadas, y que servían de espacio neutral.

 En el Barrio Católico (entorno a Falls Road), además de la sede del Sinn Féine, brazo político del IRA veremos murales de carácter independentista, no sólo irlandeses. En el barrio del Ulster -cuya calle principal es Shankill Road-, menos conocido, la temática es de arraigo y unionismo, apoyo a la monarquía inglesa y a la bandera británica.

Puntos de visita en Belfast
Puntos de visita en Belfast

Que ver en Belfast

El ayuntamiento, City Hall  preside Donegall Square, marcando con su cúpula el corazón urbano de Belfast. La plaza de Donegall es el centro de la ciudad, con la explanada rectangular ajardinada que sirve de punto de encuentro.

El ayuntamiento es de 1906, de estilo neorrenacentista tiene como cohorte decorativa, las esculturas de varios personajes ilustres de la ciudad, con la reina Victoria como Alma Mater.

A ambos lados del City Hall se hallan por un lado College of Technology, de 1907 y la Royal Academy Institution del siglo XIX.; y al este en la calle Oxford Street el Palacio de Justicia.

En el eje vertical, al norte del ayuntamiento encontramos la Linen Hall Library, la más antigua de Belfast (XVIII) cuya decoración interior bien merece entrar aunque no leamos ningún libro. En esta zona se ubican los comercios y tiendas, siendo un lugar ideal para las compras.

Al sur, del otro lado del ayuntamiento dos puntos de interés, la Grand Opera House, de 1895, y el Crown Liquor Saloon, el pub más famoso y antiguo de la ciudad (1885). Conserva la decoración y la distribución de los reservados (snugs). Desde aquí hasta Shaftesbury Square y Dublin Road encontramos la zona de fiesta, especialmente para los jóvenes.

Después de una mirada a los escaparates seguimos hacia el norte, en dirección a la plaza de St Anne, con la catedral neorrománica, iniciada a finales del XIX, y terminada después de la primera guerra mundial. En su interior mosaicos y la cruz celta más grande de Irlanda. Si visitamos Belfast en diciembre veremos asombrado al Dean de la catedral saliendo a pedir limosna a los transeuntes, siguiendo una tradición de 1976 ya conocida como Black Santa. Todo el barrio entorno a la catedral insufla una atmósfera especial, no en vano es la parte antigua de Belfast, donde poder cenar en restaurantes, pasear por las calles adoquinadas, salir a tomar copas en los típicos pubs irlandeses, y por que no incluso dormir en los hoteles que han proliferado.

Tras la catedral toca acercarnos al río, la forma más fácil es divisar la efigie del Albert Memorial Clock, en Victoria Street, cuya forma nos recuerda al Big Ben de Londres y alzado en 1869, con el gran reloj marcando las horas de Belfast.

Titanic Quarter

Justo detrás del Albert memorial, y a lo largo del río está el espacio de los muelles (docks), los astilleros de los que presumía Belfast, y que aún hoy en día son fuente económica. Esta parte de la ciudad está cambiando rápidamente, con remodelaciones urbanísticas para acercar al turismo. Se ha creado un barrio, Titanic Quarter, y hasta una ruta Titanic Walking Tour.

Entrada al Museo Titanic Belfast
Entrada al Museo Titanic Belfast

Uno de los astilleros más celebres es el Harland and Wolff, que quedará siempre  recordado por el célebre y trágico RMS Titanic, construido y botado aquí. En 2012 se celebraron los 100 años de su hundimiento con multitud de eventos, y de forma permanente está la exposición más grande sobre el Titanic, Titanic Belfast,  en el lugar de la construcción del barco.

No os perdáis la visita en los astilleros a la Iglesia Sinclair Seasmen, peculiar por las formas de elementos de barco de su estructura, o el dique Lagan Weir desde donde parten las excursiones en barco por el río.

En la parte sur de Belfast podemos visitar si tenemos tiempo la Queen’s University, que desde 1849 instruye a los jóvenes irlandeses. Hay visitas guiadas y espacios de exposiciones, una de ellas dedicada a Seamus Henay, poeta y premio Nobel. El estilo Tudor/Victoriano de los edificios nos recuerda mucho a la arquitectura de Inglaterra, como por ejemplo el Lanyon Building. El Palm House un invernadero de cristal y hierro preside los jardines botánicos. En el mismo entorno está la ciudad de los museos, con el Ulster Folk and Transport Museum, sin duda el museo más interesante en el caso que tengamos que escoger uno (además del museo del Titanic claro). La muestra recoge objetos del día a día y las tradiciones folclóricas, desde utensilios, ropa, enseres, carretas…o incluso locomotoras de la época industrial. Los otros museos son de pintura, escultura, ciencias naturales, artes aplicadas o paleontología. 

Una de las salas más conmovedoras para el público español es la del Tesoro de Girona, recuperado de una de las naves que se hundió durante el intento de invasión de las islas por la Armada Invencible en 1588. El barco en cuestión, recuperado en 1966 estaba capitaneado por Fabrizio Spinola, dentro de la escuadra napolitana, y naufragó cerca de la Calzada de los Gigantes. El conjunto lo forman numerosas piezas de oro.

Fuera de la ciudad, pero al norte, también se halla el castillo de Belfast, siguiendo Antrium Road, encima de la colina de Cave Hill. Sus campos aledaños sirven los fines de semana de área de ocio para escapadas. Se finalizó en 1870 (obra al igual que la universidad del arquitecto Lanyon), con jardines de estilo italiano, que esconden “nueve gatos” que siguiendo la costumbre debemos descubrir bajo formas diversas. El castillo normando del siglo XII ardió en un incendio a principios del XVIII, por lo que el nuevo se levantó alejado del centro.

Fiestas y eventos en Belfast

Además de ser la sede permanente en la entrega de los premios MTV Europa, Belfast celebra numerosos eventos anuales como el dedicado al cine Belfast Film Festival, el Festival at Queen’s, la fiesta de San Patricio en marzo, o el West Belfast Festival.

Excursiones de un día en Irlanda del Norte

– Lough Neagh, el mayor lago del archipiélago británico.

Carrickfergus con su bello castillo en el puerto.

– Las formaciones basálticas de la Calzada de los Gigantes.

– Hollywood, donde practicar golf y vela

– El Puente de Carrick-a-Rede

Ruta de Juego de Tronos por los escenarios de la Costa de Irlanda del Norte